Vamos despertar o Leão Africano.

sexta-feira, 3 de abril de 2009

EL SOLDADO QUE RECHAZÓ SU PERDÓN Abraham lincoln



Uds. saben, algún tiempo… leí una historia unos cuantos años atrás en la vida de Abraham Lincoln. Había un hombre en prisión, y él estaba bajo un cargo federal. E iba a ser fusilado, y un buen amigo de él fue con el Presidente, Abraham Lincoln, un hombre Cristiano maravilloso. Y le dijo: “Sr. Lincoln, yo sé que Ud. es un buen hombre, que Ud. es un cristiano; y bajo esta acusación federal, que este hombre ha violado una ley de ordenanzas del ejército. Él es mi amigo. No fue la intención de él el hacerlo. Él es culpable de hacerlo. No fue su intención el hacerlo. Por favor Ud. no—Ud. es el único hombre que le puede perdonar la vida. ¿No le perdonará la vida?” Y la cortesía del Sr. Lincoln tomó su pluma y escribió a través del trozo de papel (porque él no estaba en su escritorio en ese momento para ponerle un sello oficial) y así que él escribió a través de él: “Yo perdono a este hombre,” y firmó su nombre: Abraham Lincoln.
El inapreciable amigo de este hombre corrió tan rápido como podía hacia la prisión y dijo: “Oh, amigo mío, ¡eres libre! Aquí está el nombre del Presidente en este trozo de papel. Estás perdonado.”
Y el hombre dijo: “No te burles de mí, pues ahora estoy listo para morir, porque estoy sentenciado a muerte, Y aquí vienes tú a burlarte de mí con un trozo de papel. Si ese papel fuera el perdón de Abraham Lincoln, estuviera todo adornado con sellos y demás.”
Él le dijo: “Señor, este es el nombre del Presidente. Estás perdonado.” Y el hombre le dio la espalda a eso y no quiso escucharlo. Y a la mañana siguiente al rayar el alba el hombre fue fusilado delante un pelotón de ejecución.
Ahora, aquí hay un perdón del Presidente que dice: “No maten al hombre” firmado en un día; al día siguiente el hombre fue asesinado. Entonces el caso fue sometido a juicio en las cortes federales; y cuando la corte, Corte Federal de los Estados Unidos de América sometieron a juicio el caso, y aquí estaba la decisión de la corte: Un perdón no es un perdón si no fuere recibido como un perdón.
Y así es la Palabra de Dios. Ella es sanidad para Ud. si Ud. la recibe como sanidad. Ella es perdón para Ud. si Ud. la recibe como un perdón. Cada bendición aquí es suya si Ud. la recibe en la manera que Dios la ha escrito.


COMO EL ÁGUILA QUE EXCITA SU NIDADA
3 de Abril de 1960
Extractos Recopilados Por:
Juan Francisco Olguín

Um comentário:

Ziquinha e Abelha10 disse...

Que mensagem profunda, se nao aceitar-mos o perdao de Deus, o sacrificio de Jesus por nos, seria totalmente nulo. Que possamos aceitar o perdao de Deus todos os dias de nossas vidas. Deus te abençoe irmao Konig.
Em Cristo